Hoy toma la palabra… Belatz

“Como ilustrador me encanta meterme en mil salsas aunque luego no pueda dormir y me pegue mis madrugones para llegar a todo. Eso sí, las salsas tienen que estar muy ricas. Y este es el caso del maravilloso proyecto Meraki Tanttak.
Entré en él directamente de la mano de su creadora y escritora, Rebecca Gil. Ya antes había tenido hace tiempo una reunión casi casual con una de las ilustradoras que se sumó al proyecto desde el principio, Belén “Shelonar”.
Me dijo que estaba haciendo ilustraciones para unos cuentos de una amiga. El destino hizo que al tiempo Rebecca y yo coincidiéramos en el mismo barrio y compartiéramos espacio en la escuela de éste: ella como maestra y yo como aita de dos alumnas (preciosas, por cierto).
Me reuní varias veces con Rebecca. El proyecto me enamoró. Viendo la variedad de cuentos nos pareció que también debía de haber variedad de autores. Así que empezamos a reclutar amigos del lápiz y a poder ser que fueran de nuestro terruño. Para eso los navarricos somos muy nuestros.
Hablé con Leire Urbeltz y con Berta Suescun, grandes artistas y amigas. Y ellas a su vez trajeron a más gente hasta que la tela de araña se completó formando este equipo tan tan majo.
Leí los cuentos y me encapriché por “La rebelión de los juguetes”. Suena ya bien de entrada el título, ¿no?. Aparte del precioso mensaje que lleva dentro (“Al soldadito de plomo no le gusta ser valiente”) el abanico tan grande que aporta el poder dibujar tantos juguetes de diferentes formas y personalidades me atrajo de una manera descomunal.
El trabajo que desarrollo se resume en tres partes. Dibujo a lápiz la escena completa, la escaneo, y la trabajo digitalmente con el Photoshop. He de decir que esta es de las pocas veces en las que un dibujo mío no lleva trazo ni contorno alguno. De alguna manera quería hacer los juguetes con volumen, es decir, algo más reales que lo que delimita un trazo alrededor de los personajes. Quería, que ya que se rebelan, pareciera que iban a salirse de la página por una de las esquinas. Me lo he pasado genial con ellos, incluso me hecho muy amigo de alguno de ellos.

 

 

¡¡Así que, adelante mis juguetes!!
Ahora toca terminar el proyecto y disfrutar de esta riquísima salsa en la que me he metido y que os animo a probar, que está muy rica, de verdad. Lo sé porque está hecho con mucho mimo, cariño y a fuego lento, por unos compañeros y compañeras excepcionales con los que da gusto cocinar… digo… trabajar.
¡¡SALUD Y A DISFRUTAR CON NOSOTROS DE MERAKI TANTTAK!!”

Leave a Reply