Ya están grabadas las canciones en castellano…

Este ha sido un verano muy pero que muy intenso a la par que bonito. Tras finalizar la grabación de las canciones en castellano, me iba haciendo más consciente de lo inconsciente que soy la mayoría de las veces. Me doy cuenta de que hay una parte de mí impulsiva y loca que me susurra a menudo que no me niegue nada, que me lo regale todo, que no existen los límites fuera de mi cabeza… y claro, me vengo arriba y me crezco, y me dejo llevar, porque sí, porque a momentos, todo me parece fácil, porque me entra una confianza ciega, una certeza, una seguridad… (Cómo agradezco poder sentir esas pulsiones insensatas que me dan la vida, que me arrastran y me llevan hacia lo que me hace vibrar, aunque sea solo instantes.)

Y no sé cómo, pero de pronto lo que iban a ser unas cancioncillas cantadas al son de una guitarra y grabadas como buenamente pudiésemos, se convierten por arte de magia en una grabación de un disco en toda regla, en un estudio con un técnico profesional de los pies a la cabeza, con voces, con más instrumentos…

Iñaki en su mesa

Todo porque tengo la inmensa suerte de que me rodea gente maravillosa, que es tremendamente generosa y que también se viene arriba y, como también se rodean de gente bonitísima, de pronto lo que era una idea que danzaba solitaria en mi cabeza se convierte en una ola de locura que fluye y acaba siendo una realidad con la que no podía ni soñar en un inicio. No sé, creo que cuando te liberas de toda expectativa ocurre la magia. (En realidad la magia está sucediendo todo el rato cuando recordamos lo que somos y nos permitimos SER).

Ángel e Iñaki
Rebecca y Nerea
Mentxu
Luka y June

 

Cris
June y Javi

 

Y ahí me he visto yo, en un estudio participando de la grabación de las canciones junto a gente que sí que sabía en el berenjenal  en el que se metían, y aún así ¡habían decidido meterse, dejar a un lado sus propios proyectos, sus propios planes!. En mi cabeza resuena el siguiente pensamiento: “a mí, al fin y al cabo, me lleva mi inconsciencia, mi afán por seguir creando y construyendo entorno a este sueño junto a otras personas…. pero a ellos, que me parecen algo más sensatos… ¿qué viento les ha dado para estar aquí, para invertir su tiempo, su cariño, sus voces, su música, sus conocimientos, su alma en esto?”.  Y observo el amor y el respeto que se respira en los momentos en los que nos bloquea el cansancio, las dificultades, las propias limitaciones y creo que tengo la respuesta. Es que esto ha sido algo así como un dominó de cariño en el que cada pieza se ha ido apoyando en otra y a su vez sujetando al conjunto. Y lo pienso y es muy bello. Y lo que iba a ser un regalo del equipo para nuestros lectores, nuestros mecenas, se ha convertido de nuevo en todo un regalazo para mí, porque me llevo una experiencia preciosa, porque me quedo con esta gente en el corazón para los restos, porque se me ha llenado cada célula de mi cuerpo de gratitud por todo lo que estoy recibiendo, y eso sienta genial aunque una esté cansada. Y encima es que me lo he pasado muy bien, he disfrutado un montón… (¿he mencionado ya en algún otro sitio los pasteles maravillosos de la madre de Iñaki?).

En estos vídeos podéis ver alguno de los momenticos de los ensayos y de la grabación:

Haciendo y deshaciendo… ubicándonos en el nuevo espacio…

 

Iñaki intenta explicarnos el funcionamiento de las cosas..

 

Y poco a poco vamos avanzando…

 

No queremos desvelaros todavía las canciones así que habrá que esperar a que estén todas toditas para escucharlas… Pero os dejo algunas fotos de esos encuentros.

Ubicándonos
Mentxu y sus dedos mágicos

 

Iñaki siempre pendiente de todo para que suene fenomenal
¡Qué bello ser diferente siendo lo mismo!
Nerea siempre con ilusión, y eso se nota
Dani y Rebecca descansando y disfrutando de la música en vivo

 

¡Ya está toda la versión en castellano grabada! Aún queda el duro trabajo de editar y como todo, lleva su tiempo. Esperamos poder colgarlo a lo largo de Septiembre. Estamos deseando escucharlo y que os guste. Sabemos que se hacen largas las esperas en la sociedad de la prisa, de la inmediatez. Yo estoy aprendiendo a saborear las cosas despacio y a tener menos ansia por tenerlo todo ya, porque en el fondo sé que lo tengo ya todo y que todo se manifiesta a su debido tiempo.

Un abrazo fuerte de mi parte y de la de todo el equipo.

Leave a Reply