Ella siempre fue María

¡Maravillosos días a tod@s! Esta es una entrada muy especial para nosotr@s. El respeto empieza por el reconocimiento de la existencia de algo o de alguien. Quería visibilizar distintas realidades desde el más profundo respeto y cariño, pero también darles voz y espacio dentro de nuestro proyecto. Quería que este proyecto fuese una excusa para tender puentes, para unir personas y colectivos, para crear juntos desde la esencia de lo que somos, desde el reconocimiento y la valoración de la propia individualidad. Por eso invitamos a los niños y niñas de Chrysallis Euskal Herria a formar parte de nuestro sueño, de nuestro equipo…. ¡¡y accedieron!!, nos cogieron de la mano y nos concedieron el honor de regalarnos su arte, el arte que todo niño, toda niña rebosa. Y nos regalaron su esencia, su frescura y su presencia. Y nos sentimos muy felices porque este camino de encuentros es maravilloso. 

 

El miedo…

 

Nuestros monstruos

 

Bocetos a lápiz

 

Memorias

 

“Work in process” de Elsa, Mario, Keiran, Mikele y Sofía. Gracias a Berta Suescun muy en especial y a Bel-en Basaburua y Belatz Ilustrador, por ese hermoso taller y vuestro trabajo y presencia SIEMPRE.

Leave a Reply